Bolbaite

Dividido por el río donde conviven patos, ocas y carpas, posee rincones pintorescos y miradores. La Ermita, el Castillo-palacio o la Iglesia completan la oferta monumental y cultural.

Bolbaite se levanta sobre un promontorio rocoso en el margen derecho del río Sellent que divide en dos el municipio.

En la parte alta destaca el imponente castillo-palacio de los Cabanilles (s. VIII-XIX). La parroquia de San Francisco de Paula de la segunda mitad del siglo XVIII preside la plaza de la Iglesia. El barrio del castillo y las Eras descubrirá al visitante rincones pintorescos y miradores privilegiados al río Sellent y la Hoya. Al bajar hacia el mirador del Puente se descubre el paraje del río Sellent que lo atraviesa, donde conviven patos, ocas y carpas.

Las fiestas patronales de Bolbaite se celebran en primavera en honor al Patrón San Francisco de Paula y el Cristo del Amparo, donde destacan especialmente los desfiles de Moros y Cristianos. En verano se festeja San Roque y Santa Bárbara en el mes de diciembre con la Despertá, la gran Dispará, y las romerías a la ermita. En San Antón se enciende una gran hoguera, sustituida el resto del año por la escultura de la Luminaria.

Para recuperar fuerzas nada mejor que hacer una parada en alguno de los establecimientos de restauración de la localidad, saboreando platos autóctonos. Son platos típicos las tortas con longaniza o tocino, la repostería tradicional y los dulces, muchos de ellos elaborados con aceite de oliva virgen producido en Bolbaite.

El Paraje del río Sellent y su zona de baño a su paso por Bolbaite están equipados con todos los servicios y cuenta con rincones naturales de gran belleza como el gorgo Cadena. También es recomendable la subida a la ermita de Santa Bárbara (s. XIX) y su área recreativa. Los amantes del senderismo, podrán adentrarse por su red de senderos locales temáticos

Por los hallazgos arqueológicos encontrados en el término de Bolbaite, esta zona estuvo poblada desde los tiempos prehistóricos, como así lo confirma la donación de objetos entregados al Museo Paleontológico de Valencia, donde actualmente se exhiben cinco cuchillos de sílex, un hacha grande de ofita, una lasca de cuarcita y otros objetos de cobre, plomo y hueso de varios animales.