Patrimonio Bicorp

Sobre el antiguo castillo se edificó la nueva construcción que sirvió de base para el palacio de los señores de Bicorp. Actualmente se conserva la fachada principal, del Renacimiento, y un arco de medio punto sobre el que aparece el escudo heráldico del conde.
En el Barranco Garrofero se puede ver un arquero-cazador disparando su arco y cuatro ciervos. El del Barranco de los Gineses guarda un gran toro y dos pequeñas cabras, así como representaciones esquemáticas en zig-zag. Ciervos con grandes astas, un arquero y una mujer con faldas se pueden ver en el Barranco de la Madera, mientras que el abrigo de Gavidia contiene numerosas figuras de difícil visión, que parecen representar un desfile de guerreros, una danza de mujeres y una persecución de un ciervo por un cazador.
Bicorp es una localidad plagada de yacimientos entre los que se encuentran los poblados del Calderón, en la Muela, y la Rotura, junto al Benefetal, que datan de la edad de Bronce. Se ha hallado un poblado ibérico en el Castillo de los Morcones, que se asienta sobre otro anterior del Bronce. Pero existe más de un decena de enclaves en los que se han encontrado restos de cerámicas e, incluso, una rueda de molino.
El fuerte debió servir como resguardo de los ataques de los moriscos. Actualmente está en ruinas aunque aún se distingue su recinto amurallado y las troneras.
La iglesia se halla dedicada a San Juan Evangelista y se compone de una sola nave de planta rectangular y capillas laterales entre grandes contrafuertes, y fue reconstruida en los años 1960 y 1961,al hundirse la boveda. Las campanas fueron fabricadas por Vicente y Jose Rosas, de Chella en el año 1829. Ya desde 1620 se viene utilizando el nuevo templo.