Parajes Naturales Quesa

El arte rupestre presente en todo el mundo, constituye una de las mayores riquezas culturales de la humanidad; nos restituye las costumbres, las armas y los útiles, la fauna viva, las escenas y los actos de vida de pueblos desaparecidos hace mucho tiempo .Entre las características más importantes del arte rupestre levantino, hay que destacar la importancia de las representaciones humanas, el predominio de las pinturas y el aspecto vivo, y animado de sus composiciones, y no debemos olvidar su localización en paisajes grandiosos de cerros y cañones escarpados, a menudo áridos.

En la cuenca del Río Escalona es donde se concentra la mayoría de los conjuntos con arte rupestre del Macizo del Caroig. El Río Grande es el tercer afluente del Escalona.
Quesa, un pequeño municipio de apenas 700 habitantes ubicado en la comarca del Canal de Navarrés, Valencia, tiene como paraje estrella “los Charcos de Quesa”, unas piscinas o pozas naturales de agua rodeadas de montañas en las que el visitante encontrará un lugar para desconectar, realizar actividades en la naturaleza, tales como senderismo, y compartir experiencias. Las pozas de los Charcos de Quesa, que se encuentran en el término municipal del mismo a unos 7/8 kilómetros del municipio, son en total cuatro piscinas naturales -con nombres propios como Charco de la Horteta, de las Fuentes, la Bañera y el Charco del Chorro-, en las que se permite el baño, de diferente profundidad y tamaño -una de ellas con cascada considerable-, que están formadas gracias al río Grande. El responsable del espacio es el río Grande. Para llegar, se puede realizar una ruta lineal y fácil desde Quesa, atravesando el barranco del río y siguiendo su curso. También pasa por el rincón la ruta PR-204 hasta los Charcos de la Horteta. La opción más sencilla es aparcar el coche en el Área Recreativa de los Charcos de Quesa. En todos los charcos se permite el baño. Las pozas del río Grande se encuentran a 7 km del pueblo de Quesa. Desde el pueblo y por la Ruta Río de las Cuevas se llega fácilmente. El recorrido está señalizado y sólo hay que seguir la dirección “Los Charcos”. En el Área Recreativa de los Charcos de Quesa hay espacios con sombra, fuente, mesas y aseos.